Problemas respiratorios: cuando la cirugía ocasiona un efecto estético

Home/cirugía de nariz, cirugía facial/Problemas respiratorios: cuando la cirugía ocasiona un efecto estético

Problemas respiratorios: cuando la cirugía ocasiona un efecto estético

problemas respiratorios

Con cierta frecuencia sucede que el paciente es intervenido de nariz para solucionar sus problemas respiratorios y pasado un tiempo debe volver a pasar por quirófano porque esta cirugía le ha ocasionado un defecto estético. En este caso, la rinoplastia secundaria ayudará al paciente a mejorar su aspecto.

 

En estas cirugías que se centran exclusivamente en la funcionalidad de la nariz, a veces se retira cartílago y esto hace que con el paso del tiempo la forma de la nariz se altere, se hunda, se redondee y se haga evidente la pérdida de cartílago. Es posible reemplazar este cartílago por cartílago septal, cartílago de la oreja y también por cartílago costal. Una vez fijada la estructura de la nariz, se vuelve a fijar la piel y ya adquiere una forma totalmente estética.

 

Lo habitual es que durante la intervención para corregir el problema respiratorio se realice la remodelación de la nariz, pero si esta cirugía inicial no la realiza el cirujano estético, es precisa esta segunda intervención para mejorar el aspecto estético ocasionado por la cirugía reparadora de la función respiratoria. Solucionar los problemas respiratorios no debe implicar tener una nariz fea.

 

Para realizar esta segunda intervención, lo prudente es esperar al menos 6 meses para que los tejidos cicatricen y disminuya la inflamación, pero siempre procurar que sea antes del año de la cirugía primaria. Como hemos comentado en algún post anterior, esta segunda cirugía es más dificultosa que la primaria, y requiere de una gran pericia por parte del cirujano. En ocasiones hay que recurrir a injertos para suplir el tejido dañado, no siempre basta con una remodelación.

 

Es importante explicar al paciente que el proceso postoperatorio por lo general puede ser más prolongado que el de la cirugía inicial. De la experiencia y habilidad del cirujano depende en gran medida el éxito de esta segunda intervención.

Leave A Comment