Operarse la nariz por primera vez

Home/cirugía de nariz, cirugía facial/Operarse la nariz por primera vez

Operarse la nariz por primera vez

Generalmente, dar el paso de someterse a una cirugía, sobre todo si es estética, no resulta fácil. El miedo, al proceso en sí y a los resultados, está presente. Y en el caso de una rinoplastia primaria, donde el cambio será tan apreciable, hace que el paciente se lo piense dos veces.

 

Centrándonos exclusivamente en el motivo estético para someterse a la cirugía, la persona que va a someterse a ella tiene que tener una estabilidad psicológica y ser consciente de que su apariencia va a cambiar y a mejorar, pero es imposible conseguir la perfección absoluta. Se pretende un resultado natural y armónico con el resto del rostro.

 

Aunque la horquilla de edad para someterse a esta cirugía es amplia, la edad mínima son los 18 años, pues antes de esta edad no se considera alcanzado el desarrollo físico completo. Además, como comentábamos anteriormente, es necesaria cierta estabilidad emocional, y este aspecto es muy importante.

 

Existen diversos procedimientos para realizar una rinoplastia, dependiendo de lo que se desee corregir y de la complejidad de la misma. Los resultados definitivos no serán apreciables hasta pasados unos meses, incluso un año, pues los tejidos necesitan su tiempo para estabilizarse y para que las cicatrices maduren.

 

El objetivo de la rinoplastia es que no llame la atención, que pase desapercibida, es decir, como si la nariz no hubiera sido intervenida, y ello depende en gran medida de la pericia del cirujano.  Aunque puede ocurrir alguna complicación o ser precisa una segunda cirugía o rinoplastia secundaria, lo habitual es que todo salga bien a la primera, pero debemos tener en cuenta que esto puede ocurrir. No obstante, a veces no es preciso reintervenir, sino que con rinomodelación se pueden corregir estos pequeños defectos.

 

 

 

Leave A Comment