Cuándo hacer una rinoplastia secundaria

Home/cirugía de nariz, cirugía facial/Cuándo hacer una rinoplastia secundaria

Cuándo hacer una rinoplastia secundaria

Cuando hacer rinoplastia secundaria

En ocasiones nos preguntan los pacientes cuando es bueno hacer una rinoplastia secundaria. Existen defectos estéticos que no siempre son solucionados en primera intención. Hay varias situaciones que influyen en que sea preciso reintervenir para solucionar definitivamente el problema.

 

Descubre un ejemplo real de una rinoplastia secundaria aquí

 

Aunque habitualmente las rinoplastias son satisfactorias, existen casos en los que el resultado estético no es el deseado, o persisten las alteraciones respiratorias. En ese caso, es necesario realizar una nueva rinoplastia de revisión o rinoplastia secundaria.

 

En este enlace puedes ver ejemplos reales del doctor Verbauvede sobre Rinoplastia secundaria

 

A nuestra consulta acuden pacientes que se han realizado la rinoplastia en otro lugar y no han obtenido los resultados deseados, para solicitar una segunda opinión y proceder a esta rinoplastia secundaria. Esta cirugía se aborda de la misma manera que si se realizara por primera vez; hay que identificar los problemas estéticos y también si existe algún problema estructural que dificulte una buena respiración, y se elabora un plan para corregirlos. Es frecuente que el cartílago sea retirado y sustituido por cartílago de otras partes del cuerpo, como la oreja o incluso cartílago costal. Se elige uno u otro en función de la rigidez y el tamaño adecuado para la remodelación.

 

Las principales indicaciones para acometer una nueva rinoplastia son las siguientes:

  • Aspecto estético artificial: la cirugía es demasiado evidente y da un aspecto poco natural, exagerado
  • Extremidad nasal demasiado estrecha o “punta apretada”
  • Obstrucción de la vía aérea nasal
  • Colapso del cartílago o de los huesos nasales
  • Asimetría empeorada
  • Tejido cicatricial engrosado
  • Forma incompleta, de tal forma que no es suficiente con una intervención única
  • Proyección excesiva o inadecuada de la punta de la nariz
  • Reducción inadecuada de la altura dorsal (puente)
  • Colapso de la válvula nasal

 

En todo caso, un mal resultado no debe desanimarnos. En ocasiones ocurre y lo más indicado es ponerse en manos del profesional para subsanar aquellos problemas respiratorios y aquellos que hacen que nuestro aspecto estético no haya sido el deseado.

Leave A Comment